• Wendy Iturrizaga

Bratislava en un Día

Actualizado: ago 31

#bratislava #eslovaquia

Bratislava, la capital de la República Eslovaca ha sido una de las más bonitas sorpresas en nuestras últimas vacaciones. Aunque nunca nos habíamos interesado a esta ciudad, la visitamos de pura casualidad y quedamos prendadas de ella. Esperamos regresar muy pronto para seguir descubriendo los paisajes, la rica historia y la gastronomía Eslovaca.

Qué Podrás leer en este artículo:

  • Nuestra experiencia visitando Bratislava

  • Tour de Bratislava

  • Porqué visitar Bratislava

  • Como ir a Bratislava

Nuestra Experiencia


En Febrero 2020 mi hija, ahora de 18 años, me propuso acompañarla a visitar Austria. Tenía muchas ganas de conocer Viena así que la idea me pareció genial.

Como siempre, nuestros viajes « entre chicas » están organizados con disciplina militar y son una verdadera maratón de museos, galerias de arte, visitas históricas y restaurantes a la moda. Algo que si vamos en familia, los «hombres» no aprecian para nada. Para los hombres de la familia, las vacaciones son dormir hasta las 11 de la mañana, hacer deporte, comer como camioneros y preparar las barbacoas por la tarde! Dos tipos de vacaciones bastante diferentes pero a las que hemos aprendido a adaptarnos en familia para poder disfrutar de tiempo juntos.


Así es como partimos solamente entre chicas, mi hija y yo rumbo a Viena a pasar unos dias de inmersión cultural. Esta es la primera vez que ella se ocupó de la organización del viaje: boletos de tren, avión y reservación de hoteles. Esta vez a mi me tocó unicamente organizar nuestras visitas de manera que pudieramos ver lo más remarcable de la ciudad.

Es así como me di cuenta que Viena estaba muy cerca de Bratislava, la capital de la República Eslovaca, ciudad de la que nunca habiamos oído hablar. Pronto descubrí que había un tren desde el centro de Viena que nos podía llevar a Brastilava por solo 16 euros ida y vuelta (incluido el transporte urbano en Bratislava) la tentación era muy grande como para dejar pasar la oportunidad de visitar Eslovaquia.


Es así como decidimos tomar el tren de las 8 de la mañana rumbo a Bratislava. Hay un tren cada hora y el viaje dura alrededor de 1 hora. No sabíamos que esperar de esta visita. Cuando llegamos a la estación de tren nos encontramos completamente perdidas en una estación donde solo se hablaba eslovaco. Felizmente que en la puerta de la estación pudimos "comprender" que un autobus local nos llevaba directo al centro. Y así, en menos de 15 minutos llegamos al centro histórico de la ciudad.



Si bien nos encanta viajar, nuestra gran discapacidad es la de no poder leer mapas ; algunos pensaran que es sexista, pero es que las chicas NO podemos leer mapas ! Asi que nosotras confiamos en nuestra intuición y nuestra curiosidad para encontrar el camino !



Si bien, al bajar del autobus estuvimos un poco perdidas, pronto encontramos los primeros letreros en slovaco y en inglés dirigiendonos al centro histórico de la ciudad.



Ibamos buscando la oficina de turismo cuando vimos una cafeteria o museo... no estabamos seguras ya que en la puerta había un letrero que decía que la entrada costaba 10 euros y al interior había una pareja desayunando en exquisita vajilla de época. Así que decidimos entrar y averiguar de que se trataba. Era una cafetería histórica, la Konditorei Kormuth donde por 10 euros cada una (costo de la entrada) podías visitar la colección de vajilla histórica y disfrutar de un pastel y una bebida caliente.



A decir verdad el desayuno en esta pasteleria, ha sido uno de los mejores recuerdos de nuestras vacaciones de febrero 2020. Y nos ha dejado con ganas de volver por más. Te la recomiendo por su exquisito chocolate caliente, un verdadero pecado.


Luego de desayunar ya con la barriga llena y transportadas a otra época gracias a la singular pastelería que visitamos, continuamos buscando la oficina de turismo. Las calles nos parecieron bastante tranquilas para un dia de semana.


Puerta de Michel, con su cúpula en cobre, es uno de los símbolos de Bratislava

Cuando finalmente encontramos la oficina de turismo y salimos triunfantes con nuestros mapas para hacer el tour de la ciudad, recordamos que ninguna de las dos puede leer correctamente un mapa! Cosas de chicas :-(

Andabamos dandole vueltas al mapa cuando vimos a una muchacha con un gran letrero que decía FREE TOUR .


El Tour de la ciudad con Martina, una estudiante Eslovaca

Fue asi como conocimos a Martina, una estudiante Eslovaca que hablaba un perfecto inglés y aceptó que participaramos en su grupo de visita al centro histórico de Bratislava sin previa reservación. Martina nos guió por las calles de su ciudad natal con el estusiasmo que solo tienen los jóvenes idealistas. Nos dimos con la sorpresa que Martina era una excelente narradora de historias y en solo unos minutos nos contó más de 2000 años de historia como quién cuenta un cuento a sus hijos.

La historia Eslovaca es larga y complicada, un pueblo que ha sobrevivido a invasiones, guerras y regimenes políticos autoritarios. Un país que ha visto sus fronteras cambiar a lo largo de la historia. A través de Martina aprendimos que el fín del comunismo en 1989 significó también el fin de Checoslovaquia y la creación de Eslovaquia y la República Checa a partir de 1993, una separación pacífica y de común acuerdo entre la República Eslovaca y la Repúbica Checa.


Lo que más nos impresionó de esta estudiante eslovaca fue la pasión y el amor por su pueblo, su cultura, su idioma y su gastronomía. Ya habíamos discutido varias veces con mi hija lo aburridas que son las visitas de museos con tabletas o audífonos con grabaciones en tu idioma; muy modernas si, pero sin alma. Pues, Martina nos nos decepcionó, nos recordó lo bello que es descubrir una ciudad con uno de sus habitantes apasionados por su país y su cultura y sobretodo, nos dejo con ganas de volver a Eslovaquia para conocer más sobre este fascinante país.



La Visita : Free Tour de Bratislava

Comenzamos la visita con una explicación histórica que fué desde el origen del pueblo eslovaco hasta los más recientes eventos del siglo XX. Martina, como toda buena contadora de historias, tuvo la habilidad de contarnos más de 2000 años de história de una manera lúdica para poder comprender en un mejor contexto histórico-cultural la visita al centro histórico de Bratislava.


Partiendo desde el centro de Bratislava, aquel miércoles helado, comenzamos el recorrido del centro histórico con la Hlavne Namestie, o plaza central.


Hlavné námestie

Seguimos por calles con extrañas estatuas como la « del hombre que sale de la alcantarilla » o el pequeño hombrecillo que esparcía alegría por el centro de la ciudad.


Hombre de la alcantarilla. Pequeña estatua creada con el único objetivo de atraer turistas a esta calle

Continuamos con cosas más serias como la embajada de Estados Unidos, el Hotel Carlton, el antiguo Teatro nacional Eslovaco y la antigua puerta medieval de los pescadores.


Antiguo Teatro nacional Eslovaco


Seguimos la visita por tortuosas callejuelas que nos llevaron a la Catedral de San Martín y terminamos la visita con la subida al castillo de Bratislava, el símbolo de la ciudad, desde donde se puede admirar el puente nuevo (construído en 1969) el Danubio y gran parte de la ciudad, así como los bordes de las montañas.


Vista del Danubio desde el castillo de Bratislava

El castillo de Bratislava fue construído durante el siglo XV.

En 1811, un incendio destruyó el castillo, y este tuvo que ser reconstruído. Actualmente, el castillo alberga el Museo Nacional Eslovaco, que abarca exhibiciones arqueológicas, históricas y artísticas.

Castillo de Bratislava

Al terminar la visita, pedimos a Martina que nos recomendara un restaurant donde comer platos típicos de la región, y es así como llegamos a almorzar al Slovak Pub.


El bryndzové halušky (traducido al castellano como "Gnocchi con queso de oveja"


Después de almorzar y visitar brevemente una calle comercial, decidimos partir en busqueda de la famosa iglesia azul. Una maravilla de art nouveau que nos impresionó, no solamente por su exterior colorido sino también porque al entrar la iglesia estaba llena de feligreses escuchando una misa a las 3 de la tarde !

Como ir a Bratislava ?


Nosotras fuimos a Bratislava en tren. Desde la ciudad de Viena a solo 60 km de Bratislava, puedes comprar un billete de tren ida y vuelta por tan solo 16 euros. El billete incluye acceso gratuíto a todo el transporte público en Bratislava. Los trenes entre los dos paises circulan todo el día, alrededor de un tren por hora. El viaje dura alrededor de 1 hora y 15 minutos. Desde la estación de tren en Bratislava puedes tomar un taxi al centro histórico (mínimo 20 euros) o puedes tomar el autobus, gratuíto con tu billete de tren, en la puerta de la estación.


En verano también puedes ir desde Viena recorriendo el Danubio en barco, el precio es más caro, pero me imagino que el viaje es más turístico. Bratislava se sitúa a ambos lados del río Danubio, que cruza la ciudad de oeste hacia el sureste.


Otra opción es ir a Bratislava en avión, los pasajes son bastante comodos en las líneas low cost como Ryanair.


Curiosidades sobre Bratislava

Situada en el centro de Europa, Bratislava no tiene costa, su ubicación vecina a Austria (en el oeste) y Hungría (al sur) hacen que sea la única ciudad capital del mundo fronteriza con dos paises.

Porqué visitar Bratislava ?

Para nosotras la razón fué simple curiosidad, ya que no conociamos absolutamente nada sobre este país. Pero ahora que lo hemos visitado pensamos regresar por más.


Las principales razones por las que debes visitar Bratislava son :


Cerveza 2,40 euros por 50cl.
  1. A diferencia de otras capitales europeas, Bratislava es relativamente barata. Aquí almorzamos 2 personas en un restaurant típico de la región por tan solo 26 euros. Nuestro almuerzo incluyo vinos de aperitivo, cerveza con la comida, entrada y plato prinicipal. El día anterior habíamos pagado 25 euros solamente por 2 trocitos de tarta, un té y una botellita de agua en Viena.

  2. La gastronomía es simplemente a quitar el habla.

  3. La historia de Eslovaquia es fascinante y sorprendente como se incorpora a los acontecimientos mas importantes de la historia Europea.

  4. Los montes Cárpatos son de una belleza y riqueza dignos de las mejores reservas naturales de Europa.

  5. La República Eslovaca es un país miembro de la unión Europea, por lo que puedes circular libremente si tienes una visa Schengen. Asimismo, al ser un país de la unión europa no hay necesidad de cambiar de moneda, el euro es la moneda oficial.

  6. Si eres estudiante o jubilado, los trenes por toda Eslovaquia son gratis. Esto significa que si, por ejemplo, quieres ir a Budapest, solo tendrás que pagar el tramo que empieza en la frontera de Eslovaquia hasta Budapest.

Dónde dormir en Bratislava:


Aunque Eslovaquia es visitada a menudo en un día, como tour desde la ciudad de Viena, Praga o Budapest, te recomendamos pasar un par de días en esta ciudad. Menos impresionante arquitectonicamente que su "ex-hermana" la república Checa, Bratislava tiene su propio encanto y carisma. Otra ventaja es que es mucho más económica que las ciudades vecinas y durante el período invernal es bastante tranquila.


Sobre la Autora

Soy Wendy Iturrizaga , fundadora y editora de Mi Francia.

Peruana de nacimiento, vivo en Francia desde hace 14 años. Me encanta viajar, comer quesos y tomar vino. Cuando no estoy viajando, paso el tiempo en el campo en el centro de Francia con mis dos adolescentes, mi marido, 8 gatos, 6 perros y dos caballos.

Puedes encontrarme en Facebook e Instagram.

Tambien puedes ver mis artículos de viaje en inglés en HubPages

203 vistas

    © 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com